¿QUÉ HAY DE MALO EN SENTIR DOLOR?