LOS VICIOS PARA EL ESTOICISMO