LOS HÁBITOS DE LOS ESTOICOS