SÉNECA : EL FILÓSOFO POLÉMICO