ESTOICISMO: ¿RESIGNACIÓN ANTE LA VIDA Y LA MUERTE?